COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL DESDE EL ENFOQUE TECNOLÓGICO

• GOOGLE

PALABRA CLAVE: Internet y “Comunicación Corporativa”
DIRECCION: http://www.tid.es/documentos/boletin/numero21_2.pdf

INTERNET Y COMUNICACIÓN CORPORATIVA.

La función de comunicación está adquiriendo una importancia estratégica en las organizaciones actuales debido a dos razones fundamentales. En primer lugar, el entorno turbulento en el que se desenvuelven exige diseñar estrategias que adapten rápidamente su estructura, esta respuesta requiere un diálogo continuo con los agentes o públicos internos y externos. De otra parte, los recursos generados mediante una comunicación activa, por ejemplo una buena reputación, son valores estratégicos comparables con la solidez financiera, productos de buena calidad o personal cualificado, entre otros.

Los medios tecnológicos de comunicación basados en Internet. Uno de los elementos de la comunicación, el medio o canal, ha adquirido una gran importancia en los últimos años, ya que el desarrollo de Internet ha impulsado el uso de los canales tecnológicos de comunicación como el correo electrónico, listas de distribución, etc. (véase Figura 1). En las publicaciones de Licklider (1960) y Licklider y Taylor (1968) ya se hacía referencia a las redes como herramientas eficaces para la comunicación humana y los negocios, y hoy en día afectan a todos los aspectos de la vida, hogar, trabajo, actividad empresarial, enseñanza, acceso a la atención sanitaria, gestión y prestación de servicios públicos y a las formas de participación de los ciudadanos en una sociedad democrática (Comisión Europea, 1997). A través de Internet se conectan multitud de agentes (ciudadanos, Administraciones Públicas, empresas, etc.) de todo el mundo e interactúan entre sí, sin barreras espaciales ni temporales. Luego Internet es algo más que un conjunto de ordenadores conectados, también se puede definir como una comunidad de personas que usan y desarrollan un conjunto de redes (Krol y Hoffman, 1993).

En el mismo sentido December (1997) define Internet como una comunidad de personas que interactúan, comparten información y se comunican. Cuando una red de ordenadores conecta a personas u organizaciones se denomina red social (social network), o sea, una red de organizaciones y otras entidades sociales (Garton, Haythornthwaite y Wellman, 1997). En este sentido December (1996) acuña el concepto de Internet Computer-Mediated Communication (ICMC) para hacer referencia a la Comunicación Electrónica basada en Internet, considera que Internet no es un simple medio sino un conjunto o rango de medios de comunicación. Hoffman y Novak (1995) se refieren incluso a un modelo de comunicación al que denominan Entorno por medio de ordenador, Computer Mediated Environement (CME), e identifican con este término el medio electrónico constituido por una red de ordenadores distribuída. Según esta terminología entendemos que Internet es un CME.

En al ámbito específico de las organizaciones, Internet es una red de redes internacional con capacidades para que éstas intercambien información internamente o para que se comuniquen externamente con otras organizaciones (Levitt, 1995; Laudon y Laudon, 1996), es decir, Internet proporciona facilidades para la comunicación en los ámbitos interno y externo de las organizaciones, y llega a constituir un sistema de información intraempresarial e interempresarial con extensión global. Estos sistemas aumentan la productividad, flexibilidad y competitividad de las organizaciones que los implementan y a nivel de industria repercuten en las barreras de entrada y salida llegando a alterar la posición competitiva de los agentes intervinientes en ella (Cash y Konsynski, 1986).

PALABRA CLAVE: “Comunicación Organizacional” y nuevas tecnologías.
DIRECCION: http://www.cem.itesm.mx/dacs/publicaciones/logos/anteriores/n32/mvalle.html

LA COMUNICACIÓN ORGANIZACIONAL DE CARA AL SIGLO XXI

La hiperorganización de la sociedad, los constantes cambios, la expansión de los mercados, la globalización, la calidad y la competitividad son algunos de los mayores retos que deben enfrentar las empresas.

Desde esta perspectiva la comunicación se constituye en esencia y herramienta estratégica para los procesos de redefinición de las relaciones de la organización con el entorno, la interacción con sus públicos tanto internos como externos, la definición de identidad y el uso y apropiación tecnológica que se requiere

Comunicación Organizacional y Nuevas Tecnologías

El uso y apropiación de las nuevas tecnologías de comunicación se han constituido en herramientas para la competitividad, de allí que uno de los grandes retos que tiene el comunicador organizacional es la de generación de sentido de trabajo en torno a las nuevas tecnologías.

Cuando falla la comunicación organizacional , esto se ve reflejado en los niveles de productividad así como en la calidad de los productos o servicios.

La Comunicación Organizacional se debe plantear como esencia y herramienta de las relaciones empresariales, en donde tanto trabajadores como empresarios actúen como emisores y receptores, en busca de un bien común que es la “comunidad labora”, el desarrollo empresarial para la efectiva competitividad en mercados internacionales.

Hoy día la comunicación organizacional, no es una opción elegible por los empresarios es una necesidad. En el mundo de los intangibles lo que tiene peso son la marca, la calidad, control ambiental , trabajo en equipo , las relaciones, la identidad, innovación, creatividad y la inteligencia empresarial. No es un lujo que una pequeña o mediana empresa tenga un comunicador organizacional, se muestre a través de la Internet o sensibilice a los trabajadores para producir en equipo ,obtener metas colectivas, o competir en el mercado.

• YAHOO

PALABRA CLAVE: “Comunicación organizacional” e Internet
DIRECCIÓN: http://www.prd.org.mx/ierd/coyuntura94/co.htm

Comunicación social e Internet

Edgar Piedragil*
El siguiente texto forma parte del Proyecto de Comunicación Organizacional, presentado en el mes de mayo de 1998 a la Coordinación de Comunicación Social del Grupo Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados.

En México se vive una nueva etapa de relación entre la sociedad, los medios de comunicación y la política. Una parte considerable de la sociedad mexicana desea, o necesita, estar mejor informada y exige cada vez con mayor ahínco información en materia política, no sólo a nivel de gobierno, sino de los partidos y de las instituciones públicas.

El aumento de la información política en los noticiarios de televisión y radio, así como en la prensa escrita o secciones especiales y de análisis, es la punta de una sociedad que se moviliza rápidamente para exigir conocer los pormenores de los problemas nacionales y las soluciones políticas que el gobierno aplica. Utilizada a favor o en contra de temas políticos ha ganado terreno a la información general en los noticiarios. La oportunidad y prontitud con que dicha información es consumida por la sociedad ha replanteado los códigos de imparcialidad y objetividad con que ésta se transmitía a través de los medios habituales de comunicación: televisión, prensa y radio.

Para cada uno de estos medios se requiere una estrategia que permita al mayor número de ciudadanos tener acceso a la información, pero en el caso de Internet los objetivos, el público y la información son distintos. Internet ofrece, como medio de comunicación, recursos que facilitan la interacción entre los usuarios y los emisores, además de permitir una rápida y más ágil circulación de la información a nivel mundial.

La radio y la televisión han puesto en la inmediatez de la información sus expectativas, pero han sobrevalorado esa inmediatez en detrimento de la necesidad de la información que transmiten al público; no podemos comparar ambos medios porque obedecen a funciones distintas y a formaciones diferentes, pero es precisamente por esa diferencia que Internet —llamado también Red de redes— puede y debe utilizarse para la circulación de la información política, particularmente aquélla que sirve al análisis de la problemática nacional.

Antecedentes

Creada a mediados de los setenta por interés del Departamento de Defensa de Estados Unidos, con el fin de establecer una red de intercomunicaciones por satélite y radio que permitiera la comunicación entre países en caso de una crisis bélica, la Red creció y se desarrolló rápidamente. Esto permitió a las universidades, entre otras instituciones públicas, tener un medio de comunicación confiable para transmitirse entre sí los resultados de las investigaciones, especialmente las desarrolladas para el Departamento de Defensa.

La circulación de información académica, principalmente aquella de corte militar, dio a la Red el nombre de MILNET en 1983 y a partir de entonces se consolidó como un medio de comunicación, no sólo de los resultados que los científicos e investigadores enviaban a través de ella, sino por la colocación en este espacio de otros archivos diferentes a los planteados en un principio, que permitieron una nueva forma de comunicación amplia y, sobre todo, un medio en el que la información podría fluir libremente, sin restricciones, en un lenguaje más directo y quizá más objetivos de lo que demostraban ser los habituales medios de comunicación de masas.

Así diseñada, la Red elaboró conexiones con otras redes similares en diversos países para consolidar lo que ahora conocemos como la Red de redes. La puesta en circulación de todo tipo es la que domina en la actualidad la red World Wide Web (www) que es la parte mas usada de todo el entramado de redes en el mundo.

En México el desarrollo de redes, particulares o gubernamentales, ha empezado a ser más programático toda vez que la posibilidad de acceso de la mayoría de la población aún no es posible; pero en los ámbitos académicos, gubernamentales e industriales, el desarrollo de éstas es significativo y ha comenzado a dar frutos en un corto plazo.

En 1995 pocas instituciones públicas o empresas privadas habían prestado atención al desarrollo de programas que articularan a Internet como un medio de comunicación o como un canal para ofertar sus productos y servicios; también pocas entidades habían pensado en él como una fuente de información para la producción o la investigación. Hacia mediados de ese año se habían registrado casi 60 servidores en 18 estados de la República; el año siguiente el número se había incrementado a 203 en 29 entidades federativas y en este último conteo la que mayor número de servidores registraba era la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con 22.

Como desarrollo académico Internet ha mostrado ser un medio de particular relevancia para dar a conocer los resultados de las investigaciones científicas y sociales y ha posibilitado la difusión de la cultura nacional. A través de foros de discusión o páginas web dedicadas por entero a la vida académica o cultural, México ha logrado posicionarse en aquellos sitios dedicados a Latinoamérica.

Las instituciones y dependencias públicas del gobierno han construido sitios o páginas web en donde explican el trabajo y los objetivos generales de su ramo. En casi todas ellas existen versiones en inglés y español en las que continuamente se actualiza la información sobre el desarrollo de los programas y el alcance de los objetivos, además de boletines de prensa y transcripciones de entrevistas y discursos de los principales funcionarios.

Una de las páginas gubernamentales más completas sobre el desarrollo de la política nacional, historia y cultura de México que se encuentra en la www es la de la Presidencia de la República, que tiene además, una sección dedicada por entero a los niños. Casi todas las secretarías de Estado que se encuentran en la triple w cuentan con un espacio dedicado a sus oficinas de comunicación social en donde sólo se ofrecen comunicados o boletines de prensa sobre las actividades del titular o responsables de la dependencia. En ellas uno puede rastrear la postura de la Secretaría sobre temas que le competen o ampliar información sobre ciertos programas. Pero en todas ellas se sigue la misma ruta que se emplea para difundirlos a otros medios.1

Tratar de adecuarse al medio de comunicación, cualquiera que éste sea, ha hecho de las oficinas de comunicación social una oficialía de partes donde se recibe la información y se le da el trámite correspondiente, por lo que mucha de la información relevante se pierde. Como el gobierno federal no ha podido diseñar un mecanismo para establecer, a través de sus oficinas de comunicación social, los temas y alcances del debate sobre los problemas nacionales en los medios de comunicación, es muy limitado lo que un usuario de Internet puede llegar a conocer sobre el gobierno, la política, la economía, la historia y la cultura mexicanas.

Existen algunos sitios en la WWW donde uno puede encontrar información sobre México, particularmente en sitios o páginas elaboradas en universidades de Estados Unidos y Europa como parte de proyectos de investigación académica en los que la información sobre nuestro país suele ser más clara que en los elaborados por los propios mexicanos. Sin embargo, persiste una proyección sesgada de nuestro país que en poco ayuda a formar un criterio o permitir un análisis bien fundamentado de la política y el Estado mexicano.

Las redes computacionales han permeado ya buena parte del trabajo en las empresas, en casi todas existe algún tipo de red interna que optimiza el trabajo y uniforma los programas con el propósito de producir rápidamente. Las instituciones y dependencias públicas por su propia naturaleza generan información en todos sus niveles y, salvo algunos programas, debe ser llevada al conocimiento de la opinión pública, o al menos aquella considerada pertinente dentro del contexto político en que se encuentra.2

A pesar de que las distintas dependencias cuentan con el apoyo tecnológico que podría ampliar la información existente en Internet sobre las políticas que se siguen en la administración pública, éstas se limitan a poner en la red una serie de documentos poco útiles para quien desea estar bien informado del trabajo que se realiza, o para quienes hacen investigaciones documentales sobre el estado de un determinado programa.

La pertinencia de información confiable en la administración pública da credibilidad al gobierno en torno a las políticas que aplica en el desarrollo de sus distintos programas y el cumplimiento de sus objetivos.

Nadie puede creer en una información proveniente del gobierno o de cualquier institución si usa como parámetro de comparación la realidad en la que vive y el entorno social en que se desenvuelve.3

En México se han establecido controles escritos y no escritos para la difusión y tendencia de la información gubernamental en los medios de comunicación; gracias a la pluralidad y la tolerancia de puntos de vista de actores distintos o contrarios al gobierno, algunos de esos controles han menguado su coto, pero otros prevalecen sobre esta pluralidad política y democrática.

A dichos controles se les puede dar seguimiento en titulares sobre información referida al gobierno, frecuentemente cabeceada en términos similares en toda la prensa nacional. Coincidencia o verdadera importancia de la noticia quedan al descubierto cuando se analiza la tendencia de la nota en los distintos diarios de circulación nacional y se establecen los parámetros discursivos a través de los cuales uno puede detectar la manipulación o no de determinada información.
Las oficinas de comunicación social de las dependencias públicas o de los poderes de la federación son consideradas el punto de vista oficial respecto de los temas de la agenda nacional; pocas veces, la información que sale de ellas tiene repercusión en los medios de comunicación y mucho menos en la formación de la opinión pública. Supeditada a difundir y no a producir información, la comunicación social afronta continuamente el desprecio de los medios de comunicación.

Planteamiento

Mucho hemos escuchado sobre la sociedad de la información como una puesta en circulación de la información que la sociedad requiere para formular opiniones, comentarios o para decidir sobre su participación en una votación o en un debate público acerca de temas de su interés. En México, este fenómeno suele confundirse con el advenimiento y crecimiento de una sociedad que exige estar mejor informada sobre los temas que afectan su desarrollo. Para nada hemos podido establecer una sociedad de la información en el sentido que algunos las definen: aquellas sociedades que “se caracterizan por basarse en el conocimiento y en los esfuerzos por convertir la información en conocimiento; cuando mayor es la cantidad de información generada por una sociedad mayor es la necesidad de convertirla en conocimiento.” En esta perspectiva poco hemos avanzado, por el contrario hemos establecido hacer de la información desconocimiento.

Con controles y tolerancia hacia la pluralidad de opiniones, la información flota sobre la sociedad, toca sólo a unos pocos que logran convertirla en conocimiento y expresarla en algún medio de comunicación o en una plaza pública. No es sólo con el establecimiento como norma constitucional del derecho a la información o de la libertad de expresión que se llega a construir una sociedad como la descrita, sino a través de mecanismos que permitan producir información con oportunidad, prontitud y pertinencia.

En este sentido, las oficinas de comunicación social deberán constituirse en ese mecanismo que permita la producción y circulación libre de información. El manejo institucional no tiene porqué frenar los criterios para su desarrollo. La planeación estratégica de esto permitirá establecer en los medios de comunicación y en la sociedad misma los temas importantes y trascendentes para la discusión de las políticas públicas, así como allanar el camino para su desarrollo sustentado en los consensos y no en la intolerancia o medidas autoritarias que resten fundamento a la información producida. Esto, desde luego, en el mejor de los escenarios.

El cambio de difusión a circulación, y de registro a producción, debe enfrentarse gradualmente y con estrategias que permitan crear criterios adecuados a la tendencia global que se vive en el mundo respecto de la información como una herramienta necesaria para la creación y fortalecimiento del conocimiento en una sociedad como la nuestra en donde el grado de analfabetismo y el rezago educativo es uno de los principales factores que frenan el crecimiento como nación.

Este cambio debe ser entendido en el sentido categórico de que la información por sí misma no contribuirá a resolver los problemas que existen en la sociedad globalizada o tan sólo en una región determinada, pero invariablemente será parte de la solución. En la medida que lo anterior sea considerado una premisa se podrá avanzar.

La información institucionalizada refuerza el punto de vista de la dependencia pública o entidad política que la emite, pues tan sólo difunde hechos y pocas veces logra colocarse a la cabeza de las discusiones como sí ocurre en países como Estados Unidos o Alemania donde la figura de los voceros ha llegado a representar el punto de vista institucional y con esa singularidad han guiado importantes discusiones sobre temas trascendentes para su desarrollo político.

Argumentar usos, costumbres y estilos en el trabajo de las áreas de comunicación social y su relación con los medios de comunicación suena vacuo en una época en donde la tecnología de la información es la que representa un paradigma desde hace ya algunos años; en donde los procesos de producción y circulación de la información empiezan a medirse en la accesibilidad y pertinencia de aquella que pueda ser transformada en conocimiento concreto y aplicable a la solución de determinados problemas políticos, económicos y sociales.

Transformaciones de este tipo requieren, primero, de lograr cimentar una nueva cultura y un nuevo esquema en las relaciones entre las dependencias públicas, los poderes de la Federación, los partidos políticos, las organizaciones sociales y la sociedad misma con los medios de comunicación, pero también de programas y proyectos que establezcan lineamientos óptimos con los cuales ejercer el derecho a la información y que la libertad de expresión sea fundamento de las normas de este nuevo esquema.

Este ejercicio optimista de producción y circulación de información es la mejor forma de enfrentar la tendencia de una comunicación globalizada en donde los límites o las fronteras no son otras que el desarrollo tecnológico y la capacidad de entendimiento de los fenómenos mundiales como un problema que afecta directamente a las regiones emergentes. Pero cómo comprender o desde dónde enfrentar este nuevo reto para la comunicación social de las dependencias públicas, o desde dónde exponerlos, es una cuestión a resolver.

La producción de información para éstas no debe significar el mero registro de hechos aislados a través de los boletines de prensa o comunicados que poco o nada dicen o provocan acerca de lo que pretenden informar. Este es justamente el nivel al que llegan, tan sólo informar; en la producción de información deben intervenir además de éstos, cada una de las ramas del organigrama con el propósito de establecer objetivos claros y obtener resultados precisos sobre la pertinencia de lo que se desea comunicar.

Pero este producir no debe partir de esa premisa periodística de información oportuna, objetiva y veraz, ni de sesudas discusiones de análisis para determinar su pertinencia o no, sino de la elaboración de un producto comunicativo que vaya más allá de los simples datos o estadísticas de la dependencia, o de las actividades y opiniones de un determinado funcionario. Con esto no queremos decir que éstas dejen de ser importantes o que vayan a ser sustituidas, pero si desarrollamos en paralelo un contexto más amplio que el simple registro de los hechos que renueve y reafirme continuamente los objetivos de nuestra dependencia y dé muestras de apertura en que se puedan sentar las bases de la opinión pública, entonces y sólo entonces, estamos hablando de producir y no de registrar y difundir información.

Un producto comunicativo así planteado requiere una circulación que le permita penetrar a ámbitos distintos al suyo con el fin de establecer vínculos con otras áreas donde las refuerce o se complemente. La circulación no es sólo poner en el medio, sino una vez ahí dar seguimiento puntual de su desplazamiento, de su trayectoria de su tendencia, de su reforzamiento en caso necesario y de las correlaciones que establece con otros, así como de la recolección de las principales opiniones vertidas por quienes ese producto comunicativo sirvió, a favor o en contra, sea para formarse una opinión, para ampliarla, para ratificar o cambiar sus decisiones, y este punto replantearlo y ajustar su objetivo pensando que en adelante puede influir de manera permanente en la opinión pública.

En este sentido, las oficinas de comunicación social deberán establecer parámetros para una análisis de los puntos que conlleva un producto comunicativo de esta naturaleza, pues sin un plan bien trazado de comunicación organizacional pocas veces podrían observarse avances sustanciales; además, explorar nuevos programas de relaciones públicas que ayuden a establecer vínculos más profesionales y menos viciados con los medios de comunicación. Pocas ocasiones se observan oficinas de comunicación social autónomas en la elaboración de planes y proyectos de política comunicacional y cuando llegan a tener cierta injerencia, en lugar de abrir espacios los cierran alrededor del funcionario o grupo de funcionarios en turno.

La importancia de establecer programas de comunicación organizacional al interior de las dependencias u organismos públicos, así como de partidos políticos o de los poderes de la Federación, no tiene como finalidad corporativizar el trabajo, los objetivos y fines de cada uno, sino establecer mecanismos más adecuados que permitan desarrollar de manera más óptima el trabajo de un producto más amplio y con mayor penetración en la sociedad. De ahí que las oficinas de comunicación sean un aparato imprescindible para desarrollar políticas de comunicación en función del trabajo a realizar en la dependencia, organismo público o partido político, sin menoscabo de las actividades de los funcionarios públicos en turno, pues estas seguirán existiendo mientras no se cambie la forma de hacer política en nuestro país.

Como ya lo vimos al analizar las estrategias y las acciones que se deben poner en práctica para radio, televisión y prensa, si se buscan respuestas efectivas a la información que se pone en circulación, no se debe quedar en el nivel de la difusión, sino ir un paso adelante de la necesidad de noticias que requieren los medios mismos. Este paso requiere de la implementación de objetivos que logren trascender el espacio de los medios, en donde se logre inscribir la información sobre cualquier otra en el debate nacional, de tal manera que sea la información difundida la que influya en la toma de decisiones de la sociedad, pero no apelando más que a un trabajo puntual y oportuno desarrollado al interior de las oficinas de comunicación social.

Debe quedar claro que en ningún momento estamos innovando o adecuándonos a un medio para producir cambios o tener injerencia, simple y sencillamente estamos enfrentando las condiciones que el desarrollo de la información a nivel mundial se gesta, y sobre todo, proyectando nuevos espacios de circulación, de ida y vuelta de la información, que es como se requiere enfrentar la globalización de ésta en la actualidad. Ejemplo de este nuevo vértice es, sin lugar a dudas, la super carretera de la información, o el Internet.

PALABRA CLAVE: “Comunicación organizacional” y tic´s
DIRECCIÓN: http://www.monografias.com/trabajos902/construccion-ambientes-creativos/construccion-ambientes-creativos2.shtml

AMBIENTES CREATIVOS EN LAS ORGANIZACIONES.
El desarrollo y fortalecimiento de entornos organizacionales adecuados, permite la generación de organizaciones que aprenden, o con capacidad para desaprender y despegarse de los viejos constructos, con capacidad para la innovación, el aprendizaje continuo, para generar y gestionar el conocimiento. Organizaciones que se mueven en medio de la incertidumbre de: nuevos mercados, competidores, tecnologías, fusiones, adquisiciones, cambios políticos, productos sustitutivos, inestabilidad mundial: política, económica, empresarial, inseguridad en general. De esta manera el desarrollo de ambientes creativos se convierte en una inversión en el principal activo de la empresa: las personas, motivándolas y gestionando su conocimiento, desarrollando una de las habilidades más importantes, la capacidad para aprender rápido y poder adaptarse pronto a los cambios.

Para iniciar con estos procesos las organizaciones actuales deben potenciar el liderazgo, asociado a los procesos de cambio. Cada persona en la organización es un líder en potencia, se busca aprovechar la productividad del trabajador mediante el apoderamiento, la delegación, la motivación, la satisfacción, para que la persona aporte el máximo a los objetivos.

En concordancia con lo anterior y teniendo en cuenta las investigaciones (7) que se han realizado tanto a nivel educativo como en el ámbito empresarial, se ha podido establecer que no solamente se requiere de ambientes organizacionales adecuados para el desarrollo de los procesos creativos, sino que existen factores dentro de estos como los ambientes creativos que tienen verdadera influencia en estos procesos, permitiéndoles a las organizaciones aprovechar al máximo el potencial de sus empleados en el desarrollo de ideas innovadoras, ofreciendo con esto mayores posibilidades a éstas de generar ventajas competitivas que les permitan permanecer en el mercado.

Una vez la organización asume el compromiso de desarrollar la capacidad creativa de sus integrantes, para aprovechar los beneficios que ésta brinda en la obtención de resultados exitosos, puede tomar el ambiente creativo desde tres dimensiones especificas: psicosocial, didáctica y física.

Se entiende entonces por ambiente creativo para la innovación, el conjunto integrado de condiciones, psicosociales, didácticas y físicas, que interactúan para desarrollar y fortalecer la creatividad en los actores sociales, en los procesos y en los productos que conforman la organización en función de la competitividad (González, 2001). (ver figura 1).

Dimensiones ambientales para construir Ambientes Creativos.

Una Dimensión Psicosocial como aquella que ofrece motivación a los integrantes de la organización, generando entre ellos identidad y cohesión y, entre estos y la organización; esta dimensión propicia libertad permitiendo la autonomía y participación de los actores sociales de la organización. Una dimensión psicosocial brinda apertura, flexibilidad y reconocimiento, lo cual fomenta el entusiasmo y la emoción por crear. (González, 2001)

Con base en lo anterior en la dimensión psicosocial se identifican elementos como:

MOTIVACIÓN: Toda organización empresarial requiere que constantemente se aplique lo que se denomina motivación directiva, que consiste en la serie de actividades que realiza la organización para inspirar, animar e impulsar al personal para generar propuestas e ideas. Allen (Dirección ejecutiva. No.156, 1982, p.2) desglosa esta definición así:

“Inspirar: Despertar en otros el deseo de dar lo mejor de sí mismos; esta inspiración puede partir tanto de la personalidad, como del modo de la organización.

Animar: Estimular a otros por medio de la ayuda, la aprobación o reconocimiento de sus métodos.

Impulsar: incitar a los demás a trabajar.”

Sin embargo, es necesario tener presente que las distintas formas de motivación no ejercen todas el mismo impacto sobre la creatividad. Teresa Amábile (1998), indica que existen dos tipos de motivación: la extrínseca y la intrínseca; resaltando la importancia que tiene esta última para la creatividad empresarial.

La motivación extrínseca proviene del exterior de la persona; hace que el empleado realice su trabajo a fin de obtener algo deseable o evitar algo desagradable. “Este tipo de motivación se maneja reforzando con recompensas la tarea del grupo o introduciendo otras presiones externas como la supervisión o la competencia entre los miembros del grupo. En consecuencia el nivel de creatividad en los resultados de este grupo se reduce significativamente.” (Romo, 1998, p.156). a continuación encontramos la figura 2 que relaciona la motivación y su impacto en la creatividad.

Relación entre motivación y creatividad

Fuente: Leonard y Swap. Cuando se enciende la chispa. 2001. p. 177

Es visible que en el momento de poner en práctica alguna estrategia motivacional buscando el mayor y mejor provecho de las capacidades de cada empleado, se debe dejar de lado actitudes represivas e impositivas, las cuales bloquean el interés de las personas por aportar o generar nuevas ideas.

“Las personas se muestran más creativas cuando se sienten motivadas principalmente por el interés de hacerlo, la satisfacción y el reto del trabajo en sí (motivación intrínseca), y no solamente por presiones externas.” Teresa Amábile (1998, p. 3).

Además Manuela Romo (1998) resalta que la motivación intrínseca lleva a un deseo de mejorar, de trascender el conocimiento; desarrollando un persistente deseo de excelencia. Lo que se ve reflejado en beneficios no solo individuales sino también organizacionales, porque cada persona aporta por gusto y no por presión.
Algo que es claro es que toda empresa necesita mantener motivada a su gente. Es por esto que desde la Administración se han buscado sistemas diferentes para lograrlo, muchos son los métodos que se han propuesto, dependiendo de la clase de trabajo, de la organización empresarial, del régimen político que impere, etc. Pero la tendencia ha sido hacia el hallazgo de aquellos factores puntuales que incentivan al hombre. Es decir, que lo hacen mantener un comportamiento eficaz sin necesidad de obligarlo a ello. 
IDENTIDAD: Considerando al grupo social como una red de interacciones, se dice que una organización es el conjunto de relaciones y regulaciones internas que preserva la autonomía del sistema y asegura la continuidad del grupo. (Capriotti , 2001).

Por identidad organizacional se entiende la personalidad de la entidad, los comportamientos cotidianos y las normas establecidas por la dirección. La identidad organizacional sería el conjunto de características, valores y creencias con las que la organización se autoidentifica y se autodiferencia de las otras organizaciones. La identidad en una organización se constituye por los recursos de que dispone y el uso que de ellos hace, las relaciones entre sus integrantes y con el entorno, por los modos que dichas relaciones adoptan, por los propósitos que orientan las acciones y los programas existentes para su implementación y control. ( 2001).

Capriotti (2001) también define la identidad como la concepción global de la organización establecida para alcanzar sus metas y objetivos, es decir lo que la institución quiere ser. La filosofía corporativa debe ser desarrollada, discutida, consensuada y compartida por todos los miembros de la entidad, los cuales deben formar una fuerte cohesión entre sí. De igual manera argumenta que se trata de los principios básicos que las personas que conforman una organización comparten y aceptan, es decir, las pautas generales que orientan los comportamientos personales y grupales.

LIBERTAD Y APERTURA: La organización en busca de poseer un campo más amplio de acción debe prestar interés y atención a las iniciativas de los integrantes que la conforman, sin excepción. La libertad de expresar ideas es el aspecto más relevante de la apertura. Esto se debe a que el centro de la gerencia participativa permite mayor involucramiento en las decisiones; en algunas organizaciones es norma que todos deben formular su posición o punto de vista, muchas han institucionalizado procedimientos formales para que esto se lleve a cabo sin contratiempo alguno. (Senge, 1992).

“La libertad permite crear los resultados que de veras se desean. Es el corazón de la organización inteligente, porque el impulso hacia el aprendizaje generativo es el deseo de crear algo nuevo, algo que tenga valor y significado para la gente. “(1992, p.356).

Ante las condiciones anteriores se genera la libertad para aprender y permite que las personas expresen sus opiniones verdaderas. Cuando el intercambio de información es sincero y verdadero las personas pueden dar a conocer claramente sus necesidades e ideas. (Harrington, 2000).

De igual manera Teresa Amábile (citada por González, 2001, p.15). resalta que

“Las personas serán más creativas si se les otorga libertad para decidir como escalar una montaña en particular”; además la libertad también permite a las personas abordar problemas o situaciones de maneras que permitan aprovechar al máximo sus competencias y sus habilidades en pensamiento creativo.

FLEXIBILIDAD:

“La flexibilidad para la creatividad se asocia con la reflexión (volver a examinar), con la argumentación (apertura y confrontación de ideas, globalización y pluralismo); con la versatilidad (amplitud de criterio y facilidad de adaptación); con la proyección (capacidad de delinear y afrontar el futuro).” (González, 1997, p.63).

Además, la flexibilidad es importante para la toma decisiones, permite una respuesta después de analizar diferentes alternativas, enfoques y perspectivas; provee distintas alternativas y caminos, es fuente de recursos y un pilar creativo. La flexibilidad se refleja en la capacidad de variación en comportamientos, actitudes, objetos y métodos de los individuos y las organizaciones en su conjunto. (González, 1997).

Según Barltlett (1995, p.80), “los sistemas que aseguran excesivo control y conformidad inhiben la creatividad y la iniciativa.” Por su parte De la Torre (1997) argumenta que la organización flexible permite adaptarse mejor al contexto del grupo y a las características y estilos de sus integrantes.

Cabe resaltar que las buenas organizaciones son abiertas. Van hacia arriba, hacia abajo y alrededor de sí mismas para llegar a la gente; tienen claridad en que su órgano vital son los seres humanos y aceptan propuestas o sugerencias de todas las personas que la integran, sin importar la función que desempeñe. Una visión de este tipo permite que las organizaciones reconozcan que la impredecibilidad del ser humano hace posible la iniciativa y la creatividad. (Barltlett, 1995).

“Cuando nos ceñimos demasiado a lo que conocemos perfectamente bien, nos sentimos incómodos ante grandes ideas precisamente por su poder de reto.” (Harari, 1996, p.20).

RECONOCIMIENTO: La organización debe reconocer a sus integrantes adecuadamente (recompensas tangibles y no tangibles como oportunidades, aplausos, satisfacciones, dinero, etc.) sus competencias, la generación y el desarrollo de contribuciones para la organización, y al mismo tiempo, motivarlos para que continúen participando, garantizándoles con eso, su supervivencia y eficacia. (Chiavenato, 1988).

De acuerdo a Katz y Kahn (Chiavenato, 1988, p.97) existen tres condiciones principales para que los reconocimientos puedan funcionar adecuadamente:

“Necesitan ser percibidos claramente como suficientemente grandes a fin de justificar el esfuerzo adicional necesario para conseguirlas.

Necesitan ser percibidos como directamente relacionados al desempeño solicitado y ser concedidos inmediatamente después del desempeño.

Necesitan ser percibidos como equitativos por la mayoría de los miembros del sistema.”

Las organizaciones creativas reconocen con rapidez una nueva e innovadora idea, la respaldan y la fortalecen hasta que se materialice. (Harrington, 2000).

Una dimensión didáctica es aquella que promueve la formación activa, donde existe capacitación, aprendizaje y comunicación abierta como medio de retroalimentación permanente, con la misión de la transformación personal, la visión de beneficio y futuro y, donde los integrantes de la organización tienen espacios para la diversión, además de las capacidades necesarias en pos de un excelente desempeño que genere sentido de pertenencia y compromiso. (González, 2001)

Objetivos

Orientar las actividades empresariales y laborales de acuerdo con la edad evolutiva del colaborador.

Adecuar las distintas actividades organizacionales y empresariales que propenden por las posibilidades y las necesidades de los individuos que componen la empresa apoyándose en el ambiente organizacional, logrando explotar y mejorar sus capacidades creativas para desarrollar procesos de I & D.

Llevar a cabo un apropiado acompañamiento y un control consciente del aprendizaje laboral y social, con el fin de que pueda haber oportunas rectificaciones dentro del proceso creativo laboral.

Con respecto al ambiente didáctico se resaltan componentes como:

FORMACIÓN: El objetivo de la formación es conseguir que el personal colabore con los fines de la empresa, llevando a cabo, de forma óptima las tareas inherentes a su puesto.

“Se ha demostrado que invertir en las personas tiene sentido no solo en términos humanos sino también en los fríos términos económicos.” (Sepúlveda, 1992, p. 369)

Por su parte Siliceo (1991, p.20) afirma que

“La capacitación consiste en una actividad planeada y basada en necesidades reales de una empresa y orientadas hacia un cambio en los conocimientos, habilidades y actitudes del colaborador”.

De igual manera, la capacitación incluye el entrenamiento, pero su principal objetivo es proporcionar conocimiento, sobre todo en aspectos técnicos del trabajo. Es por esto que se debe impartir a empleados, ejecutivos y funcionarios en general. Dentro de este concepto se pueden destacar dos puntos básicos:

Las organizaciones deben ser las bases para que sus integrantes tengan la preparación necesaria y especializada, que les permita enfrentarse en las mejores condiciones a su tarea diaria, logrando en ellos un pensamiento analítico, crítico y creativo frente a las circunstancias que rodean su desempeño.

No existe mejor medio que la capacitación para alcanzar altos niveles de motivación, creatividad y productividad. (Siliceo, 1991)

Además, dentro de una organización el único que agrega valor a las cosas es el ser humano, por lo tanto, es el único que dentro de la organización también se le puede agregar conocimiento a través de la capacitación, en temas o materias generales o específicas, técnicas o humanísticas, teoría y práctica, que lo preparan para la vida y por ende para el trabajo; las cuales le aseguran la supervivencia y permanencia a las organizaciones (Sepúlveda, 1992),

“porque una organización es eso: valores agregados, conocimientos agregados, efecto sinérgico de saberes incorporados, creatividad e innovación.” (Sepúlveda, p.370).

APRENDIZAJE: Nadie enseña a nadie, se busca el aprendizaje de los miembros de un grupo. El aprendizaje se traduce en desarrollo de habilidades y destrezas y en cambios de actitudes y conductas. Se debe crear una comunidad de aprendizaje entre los integrantes de la organización, propiciar la dinámica de dar y recibir; vivir procesos de experimentar, compartir, interpretar, generalizar y aplicar. (Rodríguez, 1988).

“El verdadero aprendizaje llega al corazón de lo que significa ser humano. A través del aprendizaje nos re – creamos a nosotros mismos. A través del aprendizaje nos capacitamos para hacer algo que antes no podíamos. A través del aprendizaje percibimos nuevamente el mundo y nuestra relación con él. A través del aprendizaje ampliamos nuestra capacidad para crear, Para formar parte del proceso generativo de la vida. Dentro de cada uno de nosotros hay un hambre profunda por esta clase de aprendizaje.” (Senge, 1992, p.24).

Lo anterior es el significado central de una organización que aprende y continuamente incrementa su capacidad para crear su futuro.

“Para dicha organización, no basta con sobrevivir. El aprendizaje para la supervivencia es importante y necesario para aumentar su capacidad creativa.” (Senge, p.24).

COMUNICACIÓN: La comunicación organizacional es el proceso mediante el cual un individuo o una de las subpartes de la organización se pone en contacto con otro individuo u otra subparte.

“La comunicación, entendida como el proceso de intercambio de significados que hace posible la convivencia y el abrirse a los otros para poder interactuare con ellos, constituye un elemento fundamental de los procesos organizacionales.” (Rodríguez, 2000, p.2).

Esto clarifica que la comunicación es una herramienta clave de trabajo con la cual los integrantes pueden entender su papel y se pueden desempeñar de acuerdo con él en la organización.

La comunicación organizacional debe ser abierta, fluida, espontánea, clara, precisa y transversal, es decir, cada empresa estará a la luz de todos sus integrantes. La era de los misterios y secretos ha terminado. (Calderón, 1995).

Para que la organización empiece a ser una fuente de ideas creativas y originales, se aplican los siguientes pasos:

Difundir la información a toda organización.

Crear una organización flexible.

Cultivar la cultura de la curiosidad.

Establecer el aprendizaje continuo.

Con esto se busca que la organización no sea un conjunto de ladrillos, de capital y de cuerpos, sino, una reserva infinitamente grande de ideas. (Harari, 1996)

En consecuencia para incrementar la creatividad organizacional deben olvidarse las antiguas reglas de desinformación, para crear un ambiente de comunicación que permita ser franco y manifestar necesidades, ideas y sentimientos verdaderos.

LÚDICA: Lacomba (www.pmipr.org, 2003) afirma que se debe generar la diversión al interior de la organización. La diversión en el trabajo mantiene alta la moral, la productividad y la creatividad del personal, mientras reduce el agotamiento y la deserción del mismo. Por ello la diversión no debe ocurrir como un accidente. Muchas compañías promueven la diversión en el trabajo utilizando diversas estrategias:

Solicitar a los empleados ideas para las actividades y eventos que promuevan la diversión. Por ejemplo: fiestas de disfraces y shows en una tarde en la empresa o fiestas o visitas a sitios diferentes.

Ofrecer lugares de esparcimiento en el trabajo: piscina, sala de juegos, para ser usadas fuera de horas de trabajo.
Ofrecer pequeños recreos a la semana para servir bocaditos, hacer demostraciones o simplemente para charlar. Usualmente la gente habla sobre el trabajo. Todo eso estimula la creatividad, el trabajo en equipo y desarrolla un mejor entendimiento de la organización. En síntesis: el humor, la alegría y la risa en el trabajo, estimulan el pensamiento creativo. Un grupo que ríe junto estará mas confiado en si mismo y mas comprometido. (www.loghog.corc.uni.edu, 2002).

Y una dimensión física, que es la compuesta por aspectos referidos a lo simbólico – estético, técnico y funcional. Simbólico – Estético en cuanto a la utilidad, uso de espacio físico y su distribución para la actividad desempeñada y condiciones simbólicas referidas a las representaciones, significados, señales e hitos que genera el espacio. Aspectos técnicos, referidos a las condiciones medioambientales como iluminación, ventilación, acústica y herramientas apropiadas. Y aspectos funcionales referidos a lo locativo en cuanto a las instalaciones, mobiliario e infraestructura, que inscribe en su planeación y definición de los procesos. (González, 2001).

De acuerdo a lo anterior, en la dimensión física interactúan factores como:

SIMBÓLICO – ESTÉTICO: Donde interviene la forma, el contenido del conjunto arquitectónico, la localización, la distribución, el uso del espacio y la armonía de la representación y simbolización que se hace del mismo frente a las funciones y actividades que realiza el usuario por medio de carteleras, anuncios, señales, símbolos, etc..

FUNCIONAL: Referido a condiciones funcionales necesarias para una acertada utilización del espacio físico como son el mobiliario, el tamaño, su apoyo infraestructural, los recursos materiales y financieros, etc.

TÉCNICO: referida a las herramientas necesarias para la realización de las labores inherentes a cada cargo, además de las condiciones medioambientales con fundamento en los sentidos como la iluminación en el ámbito artificial y natural; la ventilación y la protección climática; el control del ambiente en búsqueda de la optimización de recursos, la seguridad y la integridad física. (González, 2001). Los espacios interactivos sean presénciales o virtuales deben también tener las características antes descritas.
DOGPILE

PALABRA CLAVE: “Comunicación organizacional” y nuevos medios
DIRECCIÓN: http://victorsolano.com/2007/04/11/conversatorio-sobre-blogs-en-la-universidad-de-antioquia/

¿Comunicación?
Blog de Víctor Solano

Conversatorio sobre blogs en la Universidad de Antioquia

Me llena de satisfacción esta invitación porque la Universidad de Antioquia muestra así, un sentido de vinculación oportuno a esta revolución que supone poner los medios al alcance de los ciudadanos. Por supuesto, lo importante no es que hable Víctor Solano, podría ser cualquier otro ciudadano colega; lo realmente relevante es que la discusión llegue a la Academia.

Hoy en día, los comunicadores debemos preguntarnos cuál es el papel de nuestro oficio en un contexto que se reelabora constantemente y en donde la presencia de los dispositivos móviles, por ejemplo, otorgan un nuevo poder al ciudadano de a pie como usted o como yo.

Sin ser el anfitrión, me atrevo a invitar a todas las personas que puedan acercarse a la Universidad de Antioquia, lo hagan para conversar sobre este tema que nos apasiona, nos inquieta bien sea porque creemos firmemente en esto o porque tenemos serias dudas sobre su efectividad.

No me dejaría contento que fuera un monólogo de un simple testigo de lo que está ocurriendo, sino que pueda ser la oportunidad de entablar un diálogo para compartir sentidos. Me gustaría que los bloggers paisas fueran masivamente para poder aprender de todos sus aportes. Igual, si vamos dos o tres ‘gatos’, allá charlaremos en nuestro sofá 2.0, pero ahora presencialmente, con todos nuestros átomos allí.

PALABRA CLAVE: “Comunicación organizacional” y web 2.0
DIRECCIÓN: http://www.usacd.es/es/blog/comentario.php?a=69

Web 2.0 ¿el final del camino?
 
Esta nueva generación de sitios tiene en común el hecho que el website deja de ser el objetivo en sí mismo, el fin último de la interacción con el usuario, para convertirse en un vehículo mediador y potenciador de las interrelaciones entre sus usuarios, miembros activos de una comunidad que comparte un interés o necesidad afín.

Contra lo que pueda parecer, Web 2.0* no es una nueva versión de la web, sino una nueva filosofía de hacer las cosas. Por ello no es de extrañar que a nivel tecnológico los estándares sobre los que se apoyan las aplicaciones y los servicios Web 2.0, existiesen desde mucho antes de acuñarse el concepto.

Por el hecho de estar centrada en el usuario, y de potenciar la colaboración, los sitios 2.0 suelen contar con:
• Técnicas de Rich Internet Application (RIA): Flash, AJAX, …
• Hojas de estilo en cascada (CSS): Que separa el contenido de la presentación.
• eXtensible Hyper Text Markup Language (XHTML): Un lenguaje semánticamente válido derivado directamente de XML, con una rigidez superior a HTML.
• Sindicación y agregación de contenidos (RSS, ATOM, RDF):
• URL significativas
• Uso de folksonomías: Clasificación por tags o etiquetas, y visualización rápida con nubes de tags.
• Uso de herramientas de Wiki
• Uso de herramientas de blog.
• Mashups. Es decir, dinamización de contenido obtenido de otras fuentes.
• Servicios Web y/o Representational State Transfer (REST)

Web 2.0 no tiene normas escritas que lo delimiten. Es fácil de reconocer, pero difícil de definir, representa una evolución hacia aplicaciones web enfocadas totalmente al usuario final.

Y esto si que es toda una novedad: finalmente, no es el editor del website quién decide qué contenidos son interesantes y cuáles no, sino que es la propia comunidad la que, de forma transparente, promociona determinados contenidos en detrimento de otros.

Otra característica definitoria del web 2.0 es su especialización. Un web 2.0 debe centrarse en resolver una sola cosa. Y debe hacerlo bien, pero sin querer solucionar todos los problemas del internauta.

Por el contrario, un sitio web 2.0 debe aprender a colaborar con otros sitios: gracias a la utilización de estándares tecnológicos abiertos, puedes integrarte en un tejido de sitios interconectado, en el que cada uno se especializa en una función y todos ellos colaboran para facilitar la experiencia global del usuario: ¿Por qué no poner tus videos en YouTube, y compartirlos con todo el mundo en del.icio.us.?
 
Y ahora, las 7 condiciones mágicas para upgradear tu web a 2.0:

1) Centrarse en resolver una única necesidad, y hacerlo muy bien.
2) Aportar algo novedoso y diferencial, gracias al uso de la tecnología.
3) Generar economías de red: que cuanta más gente lo use, más valor tenga.
4) Generar agradecimiento en las personas que utilicen el servicio.
5) Tener un mensaje motivador para tu target.
6) Conseguir una masa crítica de usuarios fieles.
7) Colaborar, colaborar, colaborar.

Del grado de especialización y colaboración depende que pueda captar la masa crítica de usuarios para generar una “economía de red”. Y recuerda, si tus usuarios te están agradecidos, ya habrás dado un gran paso hacia el éxito de tu web.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: